Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2016

Dorothy M. Johnson: Indian Country: La frontera en llamas

Imagen
Dos chicas blancas son raptadas por los indios y llevadas a su poblado, donde creen y una de ellas llega a ser la mujer de un joven que la ama y teme perderla. Dorothy M. Johnson nos muestra las diferencias de costumbres, sentimientos y trato con los semejantes de indios y blancos en la época del Lejano Oeste valiéndose de un estilo sencillo, diáfano y serio que me devuelve a la época en que leía con gran deleite novelillas del Oeste sin sentirme raro, involucionador, ya que se trata de una escritora de talento, sabia manejadora del tiempo narrativo y apasionada defensora del buen contar que en muy pocas páginas realiza una síntesis asombrosa y muy viva de lo que en tantas grandes películas hemos visto sin perder nunca la valía literaria e histórica, sin ceder a la tentación de la imagen fácil y el párrafo contentador. Transcurren algunos años, las niñas viven con los indios y una de ellas no detesta ser india. La otra aspira al rescate, pero no para ella, sino para su hermana peq…

Chato, el apache (Michael Winner)

Imagen
¿Puede un indio ganar en un Western? ¿Puede ser la víctima? Esta película merece una revisión por el cuestionamiento de ciertos valores impuestos, de ciertos tópicos dañinos que siempre nos han inculcado sobre el miedo al otro. Violencia, salvajismo, civilización, guerra civil, el grupo y el individuo solitario: muchas ideas interesantes dentro de una del Oeste que se disfruta como se disfrutan las mejores y que gana con el tiempo gracias a un doblaje excepcional (para quien así lo prefiera) y un ritmo sabio y un uso del zoom sobresaliente.Una de mis predilectas.

Norman Mailer: Noches de la antigüedad: Alma

Imagen
había abarcado la belleza de mi alma justo en el instante en que no podía hacer uso de ella. ¡Moriría ahora que lo sabía!


Ildefonso Falcones: La mano de Fátima: Ugíjar

Imagen
Emociona encontrar en un libro, más en una novela, el pueblo de uno, aquel en el que estuvo viviendo hasta los 15 años y del que, de alguna manera, no ha salido nunca. Es la patria chica, que decían antes, o sin más la verdadera patria del que suscribe, que se siente alpujarreño por los cuatro costados. Los primeros recuerdos, cuando la infancia ha sido buena, son los más importantes y decisivos de la vida, siempre y cuando no haya habido lamentables tragedias en ella. En mis sueños aún es aquel pueblo el escenario predilecto, se juntan pasado y presente sin extrañeza, caras que son remembranzas y caras que son espejo directo. Agradezco ser lector de novelas y haber empezado leyendo relatos de capa y espada, de aventuras, pues con este libro en las manos vuelvo a Ugíjar y me mezclo con los moriscos y los cristianos de la novela con facilidad, me confundo con ellos, soy uno más de los que luchan y escapan y sufren y ríen cuando amanece y, como narra Falcones, los hechos fragorosos …

Joe Abercrombie: La mejor venganza

Imagen
Leer a Abercrombie, leer esta novela de Abercrombie es como ver una película, pero Abercrombie tiene algo que no tiene casi nadie: la fuerza de convicción de una película, gracias a su prosa dúctil -en la que hay dureza, emoción y poesía-, a su gran habilidad para mover a los personajes dentro de los escenarios y a su humor, genuino y fácilmente contagioso. No estarás ante nada nuevo, pero estarás ante un espectáculo narrativo absorbente y legal, como la historia narrada por un amigo, por un colega de pandilla.